Tips

6 malbecs de Aguascalientes que vale la pena probar

Esta selección de Malbecs —monovarietales y blends con otras uvas que crecen en la región— representan un fragmento de lo que está por venir.

Un episodio emocionante se escribe en la historia moderna de la vitivinicultura de Aguascalientes, estado conocido por la Feria de San Marcos, su tradición taurina y, ahora, por su espíritu vitivinícola. En 2017 este estado se posicionó como el cuarto productor de vid de México, con más de 300 mil hectáreas de vid plantada. Aunque sólo un porcentaje menor está destinado para elaborar vino, es un panorama en el que predominan cepas como malbec, tempranillo y grenache.

Aunque es pronto para sacar conclusiones y declarar a la uva malbec la emblemática de la región, es una de las favoritas y frecuentes en los catálogos de las bodegas que conforman esta selección.

Beso de media noche

Bodegas Bonart. Malbec y tempranillo, 2017. Cómpralo aquí.

Este vino con reposo de 6 meses en barrica de roble francés, es de color rojo ciruela y tiene una nariz con notas de lácteos, cerezas en licor, chocolate, regaliz y flores como violetas. Es un vino que te recomendamos acompañar con una tabla de quesos con nueces, frutos secos y arándanos.

Petite Malbec

Bodegas Origen. Petite syrah y malbec, 2015. Cómpralo aquí.

Este vino de color rojo sangre tiene notas de grosella, especias como vainilla y canela, cuero y tostados. Nos parece ideal para pescados grasos como el bacalao (en su acepción navideña o japonesa con miso), unos tacos con lechón o unas enchiladas con jamaica.

Puerta abierta

Vinícola El Aguaje. Malbec, 2017. Cómpralo aquí.

Este es un vino expresivo en nariz, con cuerpo medio y retrogusto frutal. En la nariz tiene aromas a especias, lácteos y notas de chocolate. En boca es elegante y con taninos dulces. Perfecto para acompañar los elementos de un asado —cortes de carne como el rib eye— y una salchicha italiana.

Met Fosis (edición limitada)

Vinícola Renacimiento. Malbec y grenache, 2013. Cómpralo aquí.

Esta etiqueta es parte de una colección limitada a la producción de 900 botellas. De color rojo teja a la vista, con aromas a café, caramelo y especias como la canela y frutas maduras en boca, este es el vino hidrocálido para acompañar platos con lechón, pork belly o una tarta con mascarpone e higos.

Hasen

Vinícola Hasen. Malbec, nebbiolo y syrah, 2013. Cómpralo aquí.

Este blend ha pasado 18 meses en barrica para evolucionar con el tiempo en un vino de color rojo teja y brillante, con un carácter animal, notas herbales a romero, eucalipto y tostados como el regaliz. Se nos antoja con embutidos clásicos como un paté de foie o una terrina.

Reborujo

Vinícola el Aguaje. Malbec, 2017. Cómpralo aquí.

Esta etiqueta es parte del portafolio de una vinícola que, desde 2012, tiene una vocación marcada por variedades como malbec, nebbiolo y shiraz. Este tinto monovarietal y con un paso en barricas de roble francés —nuevas y de segundo uso— de 16 meses, es de color rojo granate y tiene aromas a cuero, hierbas y especias como la pimienta y también notas lácticas. Acompáñalo con un carpaccio de res con queso parmesano y arúgula.

Fuente: Food&Wine

Arriba