Opiniones

#BitácoraReporteril: Adiós al profesor Virgen

La muerte del profesor Francisco Virgen consternó al medio periodístico y deportivo, donde tenía entrañables amigos. Falleció por una afección cardiaca que se suscitó hace como una semana, por lo que fue hospitalizado en Guadalajara y el domingo de la semana pasada, el día del Niño, el maestro falleció.

Dentro del gremio periodístico era muy conocido, principalmente por su trabajo de periodismo reflexivo, el cual realizaba desde su programa Valor civil, y también, como jefe del departamento de comunicación social de la Secretaría de Educación, era una pieza clave para gestionar información (ya no se diga su destacada trayectoria como cronista e impulsor de organizaciones de reporteros deportivos).

Personalmente, lo conocí desde el 2011, cuando era reportero del Ecos de la Costa y me dirigía a la Secretaría de Educación para solicitar entrevistas o información sobre determinados temas. El profe siempre se distinguió por ser una persona afable y eficiente en su trabajo, el cual realizaba con una gran pasión.

Posteriormente, en el 2014, cuando ingresé a trabajar en el departamento de comunicación social de la Secretaría de Educación, conocí al maestro Virgen en su faceta de jefe. Fue un jefe duro, difícil, demandante, pero siempre se encontraba en esa severidad un anhelo pedagógico y el aliento para la superación de uno mismo.

Fueron más de dos años de trabajar todo el día, la tarde y a veces hasta por la noche; horarios de más de diez horas, de seis días como mínimo o incluso toda la semana. En ocasiones, uno pasa más tiempo con sus compañeros de trabajo que con su propia familia.

La otra familia, la familia del trabajo, esa que sea crea en las circunstancias laborales, la conformaba el maestro Virgen y sus principales colaboradores; nunca se lo dije, pero para mí fue un honor haber formado parte de su equipo de trabajo de campo, junto con Salvador Ruiz, Castor y Rafael López, quienes estábamos la mayoría de las veces en los eventos y giras de trabajo.

El viernes antes de salir de vacaciones de Semana Santa fue la última vez que conversé con él. Me estaba regañando por teléfono y me pedía ser más acucioso en mi trabajo, sobre todo en la precisión de los datos. Nunca tomé a mal un regaño suyo, pues de su experiencia aprendí muchas técnicas para redactar la información. Siempre le aprendía algo.

Dos puntos

Hoy se celebra el día estatal del periodista. El Club de Reporteros organizará una serie de evento para concientizar sobre la importancia de la labor periodística para informar a la sociedad.

Seguramente de estos trabajos se desprenderán reflexiones muy importantes para mejorar la práctica del periodismo en el estado, además de el impulso de acciones para, desde el gobierno, garantizar que este trabajo se realice con total libertad.

Arriba