Opiniones

#BitácoraReporteril: El próximo procurador

José Guadalupe Franco Escobar será el próximo titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE). Desde un principio de su gobierno, Franco Escobar fue propuesto por el gobernador como procurador general de justicia, pero su designación no prosperó por un error de forma, que al final fue de fondo.

Y es que el 11 de febrero del 2016 Franco Escobar rindió protesta ante Peralta Sánchez, junto con los demás titulares de las dependencias, lo que rompió las formas constitucionales –consideraron los diputados del PAN–, pues primero debió ser propuesto ante el congreso local, avalado por los legisladores y después rendir protesta ante el mandatario estatal.

Fue el primer yerro de la administración de Ignacio Peralta, la primera pifia y fue aprovechada por los diputados panistas, liderados en ese momento ya por Luis Ladino, quien exhortó al legislativo local a que se apegara a los preceptos constitucionales para el nombramiento de procurador. Este error fue lo que originó, desde un principio, que Franco Escobar fuera rechazado, y no tanto que tuviera denuncias en su contra –provenientes de una sola persona–. Estas denuncias, por cierto, desde ese entonces fueron desestimadas por el juez al no haberse acreditado la comisión de un delito.

Franco Escobar es una persona más mesurada y meticulosa en su trabajo. Como delegado en la PGR –cargo que asumió en el 2011– trabajó con sigilo y apegado a la ley. No se le ve como su antecesor, Felipe Muñoz Vázquez, quien se caracterizó por su estridencia mediática, como cuando declaró que si en seis meses no bajaba los índices de seguridad renunciaba. Renunció a los ocho meses, pero porque le dieron otra chamba a nivel federal.

Dos puntos

Ignacio Peralta tendrá al procurador que desde un principio de su administración pensó para el cargo. Sin duda hay presión para Franco Escobar porque le toca una de las dependencias más complejas y desgastantes. Además, llega ahí terminado el año de gracia, pues este 2017, año preelectoral –lo sabe el mandatario y su gabinete—debe ser de resultados.

Arriba