Opiniones

#BitácoraReporteril: Se acabó la oposición a la Locho

 

El tiempo les cobra factura a todos,  en especial a los políticos que hacen de la controversia, la confrontación, su modus vivendi. Hablamos de políticos como Leoncio Morán –mejor conocido como Locho–, Jorge Luis Preciado, Luis Ladino, Martha Zepeda, quienes son buenos para denunciar o descubrir conflictos, pero casi nunca aportan propuestas para su solución.

Creo que la ciudadanía está hastiada de esa clase de políticos que son buenos para apuntar con el dedo, pero que casi no levantan la mano para proponer soluciones. Se puede ser crítico, desde una oposición inteligente, sin incurrir en la diatriba o en el balbuceo: eso es lo ideal dentro de una democracia; lo otro son figuraciones.

Sin embargo, casi siempre se oye a estos políticos, en la radio y a través de las páginas de los periódicos y los medios digitales, rasgándose las vestiduras por las fallas del gobierno y no se les escucha, en contrapartida, cabildeando para resolver las grandes problemáticas de la entidad.

Por ejemplo, ¿qué ha hecho el senador Preciado, desde el ámbito de su competencia, para coadyuvar con el gobierno estatal y municipales en la resolución de las problemáticas más apremiantes? Afortunadamente, la propuesta del senador de ampliar el uso de armas de fuego –para que los ciudadanos las puedan portar en sus vehículos—no prosperó, ya que les hubiera dado un patente de corso a los sicarios.

Mejor haría el senador en proponer como un delito grave y sin libertad de fianza la portación de armas de alto calibre, pues actualmente quienes incurren en este delito son liberados, lo que implica que pueden seguir operando en las calles. Lo mismo pasa con Locho, a quien su nuevo partido, Movimiento Ciudadano, se le está cayendo en pedazos: su única diputada ni lo pela.

Igual Martha Zepeda: ha utilizado el tema del Eco Park como una plataforma mediática para estar vigente en los medios de comunicación. Pero, además de las firmas, no se le escucha una propuesta para solucionar de fondo el problema que implicaba, tanto administrativa como financieramente, la operación de este espacio, gran generador de pasivos; que por cierto a ningún actor político le importaba antes de que fuera noticia por su concesión: cuando era administrado en el gobierno de Mario morían iguanas por ahogamiento casi diario (caían al lago y no podían salir), los leones estaban famélicos  y los tres changos se murieron, sin recibir si quiera la bondad de una nota necrológica.

A la democracia, pero en especial al gobierno, le conviene una oposición inteligente, que aporte y quiera coadyuvar en la resolución de las grandes problemáticas. Por eso se acabó el tiempo de los vocingleros y merolicos, quienes atañen más una oposición de rebote –dependen del tema mediático— y carecen de una agenda constructiva.

Dos puntos

Una felicitación a mis compañeros reporteros Marcia Castellanos, Juan Carlos Flores, Arnoldo Delgadillo y Julio César González Rincón,  quienes fueron elegidos por el gremio reporteril para formar parte de las ternas de las que surgirán la Presidencia y la Secretaría Ejecutiva de la Comisión para la Protección Integral del Ejercicio Periodístico de Colima.

Arriba