Opiniones

#BitácoraReporteril: Viene lo interesante de la Reforma Educativa

Para entender a cabalidad la reforma educativa hay que analizarla en dos tiempos. En un primer momento, cuando recién se implementó, la reforma educativa se focalizó en recuperar la rectoría de la educación, esto a través de la implementación de un mecanismo, objetivo y fiable, para la asignación de las plazas magisteriales, así como del control del recurso de la nómina educativa (quitarle el control del IEPO a la CNTE fue clave).

Por eso, en un primer término, se le calificó como una reforma laboral; sin embargo, el ordenamiento y el esquema de asignación, regulado por la ley general del servicio profesional docente y la refundación del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), era necesario para eliminar la discrecionalidad en el otorgamiento de plaza docentes.

Se podría considerar, en ese sentido, que en un primer momento la reforma educativa fue laboral. Tenía que ser así, insisto, porque no se podía implementar una reforma de ese calado si no instauraba la lógica de que sólo los mejores docentes, por sus méritos y capacidades, deben estar frente a un aula.

Ahora viene el segundo momento de la reforma, el más interesante, ya que se centra en la implementación del modelo educativo, el cual contiene los planteamiento curriculares para la educación básica y la media superior, y abarca tanto los contenidos educativos como los principios pedagógicos.

A razón de esto, el nuevo currículo de la educación básica se concentra en el desarrollo de aprendizajes clave: aquellos que permiten seguir aprendiendo constantemente y que contribuyen al desarrollo integral de los estudiantes. Es decir: aprender a aprender. Cualitativamente, es un cambio importante, porque se transita de la adquisición de conocimiento a través de la memorización –un acto conductual— al aprendizaje a través de la reflexión –un acto cognitivo–.

¿Ahora qué sigue? Pues que la reforma aterrice en las aulas de las escuelas. Al formar parte de la Secretaría de Educación me ha permitido observar, a detalle, este quehacer para cimentar la reforma, sobre todo en los aspectos de equidad, inclusión y justicia social. El secretario de Educación, Hernández Rosas, tiene una gran responsabilidad en ese aspecto.

Por otro lado, las leyes que sustentan a la reforma educativa, sobre todo la ley general del servicio profesional docentes y los procesos de evaluación, deben perfeccionarse cada vez más y obedecer al contexto educativo. Los padres de familia, además, deben compenetrarse más y tener un acompañamiento permanente en la formación de sus hijos. La tarea educativa es de todos.

Dos puntos

Hace bien el gobernador en afirmar que continuará la disciplina financiera y el esquema de austeridad. No puede ser de otra forma: las finanzas del estado no soportarían un régimen dispendioso y dilapidador del dinero de los colimenses.

Arriba