Colima

Colima y Guerrero con la mayor tasa de homicidio durante 2016

Colima, Zacatecas, Michoacán, Veracruz y Baja California Sur son los estados que presentan mayor deterioro en cuestión de seguridad

De acuerdo con el Índice de Paz México 2017 publicado hoy, durante el año pasado la violencia le costó a México el equivalente al 18 por cientmio de su Producto Interno Bruto (PIB).

El aumento de los homicidios durante 2016 contribuyó en gran medida al retroceso en los niveles de paz del país. Este deterioro se atribuye principalmente a un aumento de 18 por ciento en los homicidios, de los cuales, 61 por ciento fueron el resultado de un ataque mortal con un arma de fuego.

Este es el segundo año consecutivo que México ha visto una tendencia al alza en la tasa de homicidios y el uso de armas de fuego. Colima, Zacatecas, Michoacán, Veracruz y Baja California Sur son los estados que de acuerdo con el informe, presentan mayor deterioro en cuestión de seguridad.

Durante la presentación del informe, Patricia Obeso, coordinadora del índice de Paz, informó que el 91 por ciento de los delitos en el país quedan impunes.

El índice de Paz de México, elaborado por el Instituto de Economía y Paz, ofrece una evaluación integral del nivel de paz en México, detallando la tranquilidad de cada uno de los 32 estados del país durante los últimos 13 años.

El documento presentado hoy, estipula que en 2016 los niveles de paz cayeron un 4.3 por ciento, cuando en los dos años pasados se había visto “un estancamiento”, sin avance ni retroceso. No obstante este retroceso, los niveles de paz mejoraron casi un 14 por ciento en comparación con 2011, cuando el Instituto ubica el “punto álgido de la violencia” en la llamada guerra contra el narcotráfico emprendida a finales de 2006 por el entonces ex Presidente Felipe Calderón.

De acuerdo con De Obeso, el costo de la seguridad en México supone aproximadamente 25.00 pesos (1.335 dólares) por persona. Para esta medición, se tienen en cuenta los costos directos empleados para contener la violencia -como cuánto gasta el Estado en las Fuerzas Armadas o las empresas en protegerse- y los indirectos, en los que entran en juego conceptos como la percepción de la inseguridad o qué supone para una familia quedarse sin la cabeza.

De Obeso mencionó que el 60 por ciento de los homicidios reportados se cometieron con un arma de fuego. Destacó que “el tema de las armas de fuego llama al mercado negro de armas que hay principalmente con Estados Unidos”.

Uno de los indicadores que mejoró durante el pasado año, en un 9.2 por ciento, fue el de los delitos con violencia -que comprenden violación, robo y asalto-, siguiendo la tendencia mantenida durante los últimos años.

La puesta en marcha del nuevo sistema de justicia penal ya ha tenido inherencia en las cifras de paz y seguridad, pues la tasa de presos sin condena bajó al 13 por ciento. De Obeso indica que “aún hay mucho que hacer” para que los ciudadanos vean la justicia como una institución en la que pueden confiar y para mejorar el trabajo de los policías locales.

 

Fuente: Sin Embargo

Arriba