Opiniones

De gran importancia el papel que desempeñan los Cuerpos de Seguridad

Todos estamos enterados de la situación actual de violencia que impera en la Entidad, situación que ha colocado a Colima por varios meses en el primer lugar de homicidios dolosos por número de habitantes en el país.

Ante la actual ola de violencia en la que se encuentra sumergido el Estado, el papel que juegan los cuerpos de seguridad es vital, ya que ellos son quienes de manera directa han sostenido la lucha contra los criminales que atentan contra el orden público, arriesgando su integridad física y su vida en aras de garantizar la seguridad de las familias colimenses.

En la Entidad, la lucha contra el crimen organizado es una realidad a la que no podemos permanecer cegados, sin embargo, las personas que asumen la batalla inmediata, son nuestros cuerpos policiacos, quienes, pese a los posibles temores e incertidumbre de no ver más a su familia, ante la posibilidad de perder la vida en el ejercicio de su deber, se convierten en una fuerza de seguridad y protección que mantiene el orden público.

En ese sentido, los cuerpos policiacos cumplen un rol esencial en la protección integral de las personas; por lo que debemos de reconocer el valor, el coraje y la pasión con que desempeñan sus funciones.

Nos enteramos por los diferentes medios de comunicación del asesinato de policías de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, los cuales fueron abatidos por criminales en cumplimento de su deber y otros más, que aunque fuera de turno laboral, sus homicidios se han vinculado al ejercicio de sus funciones, que no son otras más que garantizar la seguridad de todos.

Así pues, tenemos la obligación de garantizar la seguridad económica y social hacia los trabajadores de las corporaciones policiacas y sus familias, pues dan su vida por la nuestra. Ante ello, debemos realizar acciones contundentes, que en nuestra competencia les permitan tener mejor calidad de vida, y en caso de fallecimiento en la lucha contra la delincuencia, que sus familias y beneficiarios gocen de tranquilidad social y jurídica.

Siendo importante hacer mención, que la vida de las personas es insustituible, jamás una prestación pecuniaria podrá reparar el daño moral que existe ante la pérdida de un ser amado, la vida de un ser humano no tiene precio, ni ahora ni en el futuro.

Es cuanto amigas y amigos Colimenses.

Arriba