Fausto Delgado

Desinfección y aislamiento permanente o hábitos saludables.

Se dice que las personas adultas mayores tienen el sistema inmune más frágil que el de una persona joven. Aunque en fechas recientes, podría parecer lo contrario, ya que muchas de esas personas tuvieron un desgaste menor que el que está sufriendo nuestra juventud de estos días.

Uno de los buenos hábitos que debemos reconocer, de muchas personas adultas mayores, es el saber comer bien, y el saber dormir mejor. Si damos una mirada hacia atrás en el tiempo, descubriremos que las personas haya por los 80’s solía alimentarse de mejor manera, pues muy temprano en la mañana se levaban y se iban directo a la mesa a calentarse su canela o su vaso con leche, y sus frijolitos acompañados con una salsa de uña, queso y con tortilla recalentada. Varios miembros se iban integrando, los cuales comenzaban con una plática amena, antes de iniciar con sus actividades laborales o el quehacer de la casa.

En aquel entonces, la comida industrializada se consumía poco, pero gracias a la publicidad de grandes empresas, tanto de bebidas azucaradas, como de alimentos elaborados con sistemas de producción en masa, dejamos los buenos hábitos y comenzamos a cambiar las frutas, las verduras y la comida casera, por comida que viene empaquetada, enlatada o en cualquier otra presentación que requiera de algún conservador.

Nuestra dieta actual está basada en productos que en su mayoría no fueron pensados en el consumidor, sino en la ganancia que le deja al productor o la empresa que lo elabora.

Y cuál podría ser la prueba fehaciente de esto que digo, pues nada más que los alarmantes datos con relación a la hipertensión y diabetes que se ha estado incrementando aceleradamente en México. En el 2017, hubo 7 millones de casos registrados con esta enfermedad y provocó la muerte de 50 mil personas.

De acuerdo con cifras del IMSS, uno de cada tres mexicanos vive con hipertensión y el 80% de ellos no lo sabe. Esto, deja a la persona con un amplio espectro de vulnerabilidad en su sistema inmune y, por lo tanto, podría desarrollar cualquier enfermedad con mayor facilidad, incluyendo el Covid 19.

Muchos de nosotros nos estamos preocupando por cómo protegernos del Coronavirus; lo que origina una atendencia a comprar productos que aseguran salvaguardarnos de ser contagiados. Por dar algunos ejemplos, hoy podemos adquirir paquetes de esterilización de billetes y monedas, tapetes desinfectantes para colocar en la entrada de nuestra casa, y una infinidad de productos nuevos que están siendo publicitados en televisión abierta, redes sociales y varios medios análogos.

¿Pero estaremos bien, pensando que la solución está en desinfectar el mundo? No lo creo, si bien apelo a que vivamos con limpieza y organización en nuestros espacios particulares, a que nos deshagamos de cacharros, ropa, y que desocupemos nuestra casa de todo aquello que guardamos y que realmente nunca volveremos a utilizar. Es ponderante pensar en la forma en la que nos alimentamos, nos activamos mental y físicamente, y sobre todo en la manera en la que descansamos. ¿Estamos durmiendo lo suficiente? ¿Los horarios en los que duermes son correctos?

Para finalizar, es muy necesario que recordemos que históricamente México se ha caracterizado por tener la prevalencia más alta en hipertensión arterial, en el mundo, por lo que es necesario que realmente tomemos conciencia por la forma en la que nos alimentamos, dormimos y nos activamos, más que por desinfectar el mundo o llegar a un aislamiento que sea de por vida.

• Facebook. @faustoteacher

• Twitter. @faustoteacher

• Fanpage. @faustovejezenmovimiento

• YouTube. Fausto: vejez en movimiento

• Página. https://faustodelgado.wixsite.com/solidariamente

Arriba