México

Diputados se confrontan y dejan a medias reforma sobre fuero

En la Cámara de Diputados, la confrontación al discutir la reforma en materia de fuero e inmunidad, provocada no solo por el fondo del tema, sino por la forma y un descuidado proceso parlamentario, reventó el dictamen de la Comisión de Puntos Constitucionales, cuando se discutía en lo particular.

Los diputados alcanzaron a aprobar en lo general, con 469 a favor, seis abstenciones y tres en contra, por mayoría calificada, un proyecto incompleto y contradictorio, que pretendía quitar el fuero a funcionarios públicos, desde el Presidente de la República, hasta los presidentes municipales.

En los hechos, no se concretó el propósito de eliminar el fuero ni de otorgar “inmunidad” en determinadas condiciones, para permitir que funcionarios, entre ellos el Presidente, enfrenten proceso judicial en libertad y sin perder el cargo.

El debate en lo particular tronó, cuando MORENA y aliados no pudieron alcanzar la votación de mayoría calificada.

Al menos 10 de sus integrantes no acudieron a la sesión, por lo menos tres petistas se pronunciaron en contra de eliminar el fuero, los diputados del Partido Verde no se manifestaron y el resto de la oposición estuvo en contra, en lo particular.

Se discutían artículos centrales en la reforma, como el artículo 111, que establecía las condiciones en que se haría efectiva la eliminación del fuero, y aplicaría la “inmunidad”, a menos que se dicte sentencia condenatoria en su contra de los involucrados.

De lo que se alcanzó a aprobar en lo general, fue la “inmunidad” a legisladores para que no sean perseguidos por sus dichos y escritos.

Entre las contradicciones, en un artículo eliminaron la facultad de la Cámara de Diputados de realizar desafueros; pero al no avalar el artículo 111, establecieron que el Pleno sí podrá declarar por mayoría absoluta, si ha o no lugar a proceder contra un inculpado

Lo aprobado, aún con contradicciones e inconsistencias, fue turnado al Senado de la República.

No se logró el objetivo de eliminar el fuero en los términos previstos, al dejar la aprobación trunca.

Incluso el diputado de Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), Pablo Gómez, uno de los artífices del dictamen, admitió que a final de cuentas “no se aprobó nada”.

“Como no hay 111 no hay nada. Esto se va al Senado, son tres artículos inconexos, pero entonces no tenemos nada, en plata, aprobado”, reconoció Gómez Álvarez.

Entre otras cosas, los errores cometidos provocaron que se abriera la puerta a que el Primer Mandatario, como ocurre con otros funcionarios, por ejemplo legisladores, pueda ser juzgado por cualquier tipo de delito, del orden federal o común, además de por traición a la Patria.

Cuando el tema se discutía en lo particular y la votación no fue suficiente para avalar los artículos 38 y 111 en los términos del dictamen, se desató la gritería.

El voto se dividió con 280 a favor del dictamen, 171 en contra y cuatro abstenciones. No hubo mayoría calificada.

Panistas, perredistas, diputados del Movimiento Ciudadano (MC) y del Partido Revolucionario Institucional (PRI), celebraron al grito de “¡Sí se pudo!”. Los diputados del Partido Verde (PVEM) no aparecieron durante toda la sesión.

Al dar a conocer la votación fallida para la mayoría, el presidente de la Mesa Directiva, Porfirio Muñoz, se llevó rechiflas y hasta gritos de “¡Fuera, fuera!”, pues sugirió devolver el proyecto a comisiones.

“En qué cabeza cabe”, respondió la también diputada de MORENA y vicepresidenta de la Mesa, Dolores Padierna.

Los coordinadores del PAN, MC y PRI, Juan Carlos Romero, Tonatiuh Bravo y René Juárez, advirtieron que la responsabilidad por la reforma fallida, fue de la mayoría de MORENA, que no aceptó dialogar, no permitió que propuestas de la oposición avanzaran y por el contrario, pretendió avasallar a las minorías.

“No vamos a estar de rodillas, no vamos a tratar, nunca vamos a aceptar un trato indigno y ha habido total menosprecio a las propuestas nuestras”, sentenció Juárez Cisneros.

“Es la soberbia, la falta de procedimiento que nos debemos entre nosotros, lo que nos ha traído en este momento. No se quiso discutir el tema de la presunción de inocencia. Nosotros creemos que lo aprobado deber ir al Senado de la República”, dijo Romero Hicks, al advertir que algunas de las propuestas de MORENA, tocaban en el caso de los ciudadanos, la presunción de inocencia y para los funcionarios públicos como el Presidente, conservaban privilegios.

En defensa propia, los diputados de MORENA aseguraron que las minorías están aplicando estrategias para bloquear las decisiones del siguiente gobierno.

Rechazaron haber fracasado, al no poder hacer avanzar una de las reformas que daría cumplimiento a promesas de campaña del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

“La parte más importante de captar en este momento es que no hay derrota, es una traición al pueblo mexicano, es una traición a quienes nos dieron el voto, es una traición a quitar los privilegios que la sociedad exige una y otra vez que seamos tratados iguales”, recriminó la vicecoordinadora de MORENA, Tatiana Clouthier.

Arriba