Colima

El agro es lo urgente, no Trump y su muro: Campesinos

Más de 15 organizaciones de campesinos e indígenas del país que conforman el movimiento “El campo es de todos” se reunieron  para evaluar los logros de este año y debatir los planes de acción para 2017 con el objetivo de retomar la agenda de política pública a favor de la soberanía alimentaria, el financiamiento a pequeños productores, la defensa del territorio contra los despojos de empresas trasnacionales y el combate a la pobreza en zonas rurales.
Respecto a los retos ante los planes del Presidente electo de Estados Unidos, destacaron el impacto a los grandes agricultores y jornaleros si se logran implementar las barreras a las exportaciones mexicanas mediante aranceles.
Ante ello, el dirigente de la Unión Campesina Nacional, Javier Ortega, pidió preocuparse más por producir alimentos nacionales “que por el muro de Trump”.
“Solo el 40 por ciento de lo que se consume se produce en México; hay que luchar por el derecho a la alimentación”, dijo.
Durante las intervenciones de los dirigentes campesinos e indígenas, también se coincidió en luchar por la autosuficiencia alimentaria del país y la crítica al gobierno por favorecer a la industria trasnacional.

Engel López, dirigente de la Central Independiente de Obreros y Campesinos, destacó que los resultados de la lucha no han sido satisfactorios, por lo que el movimiento de “El campo somos todos” debe ser más enérgico. “Exijamos que el Gobierno entregue el dinero a los campesinos, no a las empresas trasnacionales”, dijo.

En voz de la Central Campesina Cardenista, Max Correa coincidió al asegurar que “desde el gobierno se promueve la desunión del movimiento campesino para seguir lucrando en perjuicio de los campesinos”.

Para Martín Osorio, del Consejo Nacional Campesino, el movimiento no debe seguir permitiendo que el gobierno siga dando prioridad a las trasnacionales, por lo que “México tiene que ser autosuficiente con su alimentación”.

Sobre los despojos de territorio a comunidades indígenas para que operen empresas nacionales y globales, Felipe Rodríguez subrayó la necesidad de pedir una Ley Indígena que respete las tierras y “se imponga” contra la falta de consultas previas y democracia.

A lo largo del día, mediante cuatro mesas de diálogo, los campesinos e indígenas discutirán las estrategias para enfrentar los retos del sector para 2017.

Arriba