Opiniones

#HeDicho: Las tardeadas en la quinta Alicia

“¡He dicho!” por Álvaro Gutiérrez*

En la década de los 70 existió un lugar donde cada domingo por las tardes se daban cita la gente trabajadora y daba rienda suelta al baile, me refiero a la Quinta Alicia, enclavada en la colonia Fátima. Era centro de reunión donde así como se daban flechazos, también se daban rompimientos sentimentales y a veces quedaban bien beodos los que ahí asistían.

En aquellos tiempos me acuerdo que daban las 5:00 de la tarde e iniciaba la primera serie musical con los grupos locales de aquella época: Los Liders, La Realidad, Los Génesis y otros que no alcanzo a recordar, pero ustedes amables lectores si los ubicarán pues eran la sensación del momento, por si se acuerdan de algún otro retroaliméntenme para estará a tono de esos grupos locales pero muy buenos.

Al momento de iniciar la primera serie me aprestaba a estar en la puerta del local y mirar llegar a todas las damas arregladitas, pintaditas, eran pues las muchachas del barrio y a los galanes todos ellos prestos a conquistar con sus cigarros la mayoría “SALEM” esos que decían que eran de menta y otros con los famosos “DELICADOS” y ya sentaditos en las mesas pedían “el servicio”, que consistía en la botella de “Don Pedro”, cuatro refrescos de cola, uno de agua mineral y la charolita de hielo.

Como les dije, yo me ponía en la puerta principal y poquito a poquito me escurría según yo sin que los que cobraban me vieran, pero ¡claro que me veían ¡y nomas se hacían patos al igual que yo. Ya adentro me sentaba a un lado de los grupos y solo los miraba, me acuerdo que el cantante de “La realidad” se apellidaba Ochoa, no recuerdo su nombre y cantaba muy bien, de hecho hasta una canción grabaron y sonó algún tiempo en la RL al igual que los “Génesis” que también grabaron una canción muy bonita llamada “mujer”.

Al caer la noche y ya al calor de las copas el ambiente se ponía bueno, no había pleitos la gente bailaba y hasta hubo un vale homosexual que daba su show al momento de que el grupo en turno tocaba el mambo “Lupita” y el muchacho lo bailaba con tanto entusiasmo que hasta la ropa se iba quitando hasta quedar en calzones pero no encuerado, y ya al terminar la canción corría al baño a volverse a vestir.

Era la Quinta Alicia lugar de reunión, de encuentros y desencuentros de una generación que se divirtió a lo lindo y que en mi niñez fue motivo de diversión domingo tras domingo.

¿ Les trae algún recuerdo ese lugar?

Hoy tristemente ya es un centro botanero y ahí no he vuelto… ¡He dicho!

*Locutor/operador. Ha trabajado en KWRN radio México en Hisperia Ca., XEUU Radio Variedades en Colima y desde 2009 locutor operador.

Arriba