Tips

La adicción al café tiene sus ventajas

Se es adicto al café si:

  • Lo primero que se hace al abrir los ojos es pensar en tomar café.
  • Lo segundo que se hace en el día es tomarse un café.
  • Lo tercero que se hace en el día es despertar, después de tomar un café.
  • Se considera que para realizar cualquier trabajo es preciso, antes, tomar un café.
  • Se mide el consumo en jarras en lugar de tazas.
  • Cuando se toma uno, se está pensando en el siguiente.
  • Se piensa que nadie prepara buen café excepto uno mismo.
  • Nunca se niega a tomar una taza, no importa la hora.
  • Prefiere no tomar nada antes que tomar una infusión de canela o manzanilla.
  • Niega la adicción: «¡Pero si sólo me tomo seis tazas al día!».
  • Se toma un espresso antes de dormir, ¡y se puede dormir!
  • A pesar de sufrir insomnio, se toma un café en la cena, o dos o tres…
  • Asegura que el café no le quita el sueño e, invariablemente, se duerme a las tres de la
  • mañana.
  • Lo último que hace antes de ir a la cama es poner la cafetera automática que lo despertará, con su delicioso aroma, al día siguiente.

Beneficios

  • Según un estudio realizado por la Universidad de Vanderbilt, beber de tres a cuatro tazas diarias de café proporciona los siguientes beneficios:
  • Estimula funciones cerebrales: la memoria, la atención y la concentración.
  • Aumenta la energía física sin causar dependencia.
  • Ayuda a prevenir el consumo de drogas y alcohol.
  • Mejora el humor.
  • Aumenta en 10% el rendimiento escolar.
  • No engorda —¡claro, si se consume sin azúcar y sin crema!
Arriba