México

La UAZ, envuelta en entramado de compras amañadas

La Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) compró papelería, insumos de computación, impresiones y arrendó equipos de cómputo a dos empresas cuyos giros de negocios no abarca la venta de estos productos.

En ocho meses las compañías Comercializadora Osemun, domiciliada en el Distrito Federal, y Sistema Editor Láser, ubicada en la ciudad de Puebla, ganaron 18 procesos de “adjudicación directa previa 3 cotizaciones” por un monto global de 4 millones 465 mil 964.37 pesos.

Este recurso forma parte de una bolsa de 90 millones de pesos que se deriva de dos contratos firmados por la Máxima Casa de Estudios, a través del Área de Proyectos Estratégicos, con la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) federal y la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade).

La Sedesol, a través de la Dirección General de Geoestadística y Padrones de Beneficiarios, contrató a la Universidad el 16 de mayo de 2016 con el objetivo de desarrollar el proyecto denominado “Integración de programas sociales estatales al Sistema de Información Social Integral (SISI)” por un monto de 70 millones de pesos.

Por su parte, la Conade contrató los servicios de la UAZ el 6 de mayo de 2016 para llevar a cabo el proyecto llamado “Análisis de áreas de oportunidad para potencializar la cultura del deporte y actividad física a nivel nacional” por un monto de 20 millones de pesos.

La Jornada Zacatecas tiene las 18 actas de adjudicación en las que se beneficia a las dos empresas foráneas referidas. Estos documentos están firmados por Edmundo Guerrero Sifuentes como representante institucional del Área de Proyectos Estratégicos, quien fue director de la Unidad Académica de Contaduría y Administración (UACA) y actualmente funge como secretario Administrativo de la universidad.

También está la rúbrica de Ramón Pasillas Sotelo como coordinador de Fiscalización y Gustavo Guerreo García como responsable de adquisiciones, ambos en representación de la Contraloría Interna de la Máxima Casa de Estudios.

Comercializadora Osemun, la gran beneficiada

Comercializadora Osemun S.A. de C.V. se describe en su página web www.osemun.com como una empresa “especializada en la venta de una amplia variedad de producto (sic) promocionales, productos eléctricos y muebles para todo tipo de clientes, oficinas, casa, instituciones gubernamentales, etc.”.

Entre sus productos se enumeran: stands de exposición modular, muebles para stands, equipo de alquiler, pantallas portátiles, displays de pared, folleteros, artículos promocionales y gráficos & diseño gráfico.

No obstante, la UAZ contrató a esta empresa para comprar separadores de hojas, cartulinas, marca textos, uñas quita grapas, tijeras, reglas metálicas, cútters, lápices, cuadernos, bolígrafos, correctores, cintas adhesivas, grapadoras y calculadoras, entre otros productores afines a la línea de papelería.

En el sistema Compranet de la Secretaría de la Función Pública (SFP) federal, que concentra la información sobre contrataciones de bienes y servicios, arrendamientos y obra pública, de las dependencias y entidades con diferentes proveedores, Comercializadora Osemun aparece registrada con el giro “servicios profesionales, científicos y técnicos”.

Esta compañía ha sido contratada por la UAZ en 12 ocasiones desde el mes de mayo de 2016 hasta enero de este año para suministrar productos de papelería e impresiones que serían utilizados en la realización de los proyectos SISI y Cultura del Deporte.

Comercializadora Osemun se benefició de 7 adquisiciones directas para el desarrollo del proyecto SISI contratado por Sedesol, que suman un monto de ventas para la empresa de 1 millón 982 mil 107.32 pesos. Los conceptos por los que la Universidad contrató a la compañía fueron “suministro de papelería” e “impresión de entregables” del proyecto en sus diferentes fases.

En el caso de los trabajos encargados a la UAZ por la Conade, este negocio de la Ciudad de México ganó 5 adjudicaciones directas por un recurso de un millón 4 mil 608.36 pesos.

En total, por ambos proyectos, Comercializadora Osemun obtuvo 2 millones 986 mil 715.68 pesos.


De acuerdo a las actas de las adjudicaciones, esta empresa tiene su domicilio en la Avenida Baja California número 245 Int. 108-B, entre Chilpancingo y Tlaxcala, en la Colonia Hipódromo Condesa de la delegación Cuauhtémoc, en la Ciudad de México. En su página de Internet no aparece ni teléfono ni correo, únicamente la posibilidad de enviar un e-mail a una dirección ya preestablecida como “contacto”.

La Jornada Zacatecas acudió este sábado a la ubicación de la empresa, donde pudo confirmar la existencia de las oficinas de la compañía a través de las declaraciones de Carlos Rodríguez, trabajador de seguridad del edificio. Sin embargo, este empleado comentó que el personal de Osemun sólo ocasionalmente asiste al lugar.

Este martes se regresó a la dirección y, al encontrar las puertas cerradas, se corroboró que no abren regularmente y que no tienen un horario de atención establecido. Asimismo, se impidió tomar fotografías del inmueble.
Sistema Editor Láser opera desde local abandonado

La Avenida San Francisco 1807 en la Colonia Jardines de San Manuel, de la ciudad de Puebla, es una dirección fácil de ubicar. Se trata de un edificio de viviendas particulares y en la parte de abajo cuenta con tres locales comerciales identificados con las tres primeras letras del alfabeto.

En el A hay un pequeño restaurante japonés, en el B está un comercio de sistemas de sonido para autoestéreos, mientras que el local C parece abandonado, sin ninguna identificación o letrero que haga referencia a negocio alguno. Este tercer espacio corresponde a la dirección que la empresa Sistema Editor Láser registra en las cotizaciones enviadas a la UAZ.

Carlos Rocha, de La Jornada Oriente, fue quien acudió a la ubicación señalada y dio la descripción del inmueble. Asimismo, informó que al tocar la puerta, que se encontraba entreabierta, salió una persona que aseguró que esta empresa ya no estaba en ese local y evitó dar más detalles al respecto.

A pesar de esta situación, apenas fue hace tres semanas, el 26 de enero, cuando esta compañía ganó la última adjudicación directa de la UAZ por el “suministro de consumibles” y en cuya acta de fallo se registra esta misma dirección.

La Jornada Zacatecas también marcó al número telefónico que aparece en los documentos de la Universidad y, tras preguntar por uno de los productos que Sistema Editor Láser vendió a la UAZ y que fue un tóner, la persona que respondió a la llamada aseveró que no ofrecían este tipo de productos sino que se dedicaban a dar servicios de impresión.

Esta compañía ha ganado 6 adjudicaciones directas de mayo de 2016 a enero de 2017, cuatro para el proyecto SISI de Sedesol y dos más para el programa por el que Conade contrató a la Máxima Casa de Estudios del estado. En total se vio beneficiada con un millón 479 mil 248.69 pesos.

A diferencia de la facilidad con la que se puede ubicar el local de la empresa, hallar referencias de la compañía en internet es complicado pues, aunque en los oficios de cotización se refiere que la empresa cuenta con la página de internet www.sistemaeditorlaser.com, esta dirección es inexistente.

La escasa información que hay en la web sobre Sistema Editor Láser señala que es también proveedora de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).Padgam y Carto, nacidas para perder

El proceso mediante el cual la UAZ lleva a cabo estas adquisiciones es el de “adjudicación directa previa 3 cotizaciones”, lo que significa que aparte de la empresa ganadora hay otras dos compañías que son invitadas para participar enviando la información de los precios que manejan en los productos solicitados.

En los 18 procesos celebrados en el marco de los contratos con Sedesol y Conade siempre aparecen alternadas las mismas cuatro empresas: Comercializadora Osemun, Sistema Editor Láser, Industrias Padgam S.A. de C.V. y Proveedora Carto S.A. de C.V., siendo estos dos últimos negocios los perdedores constantes en las adjudicaciones dadas por la Universidad.

Ambas empresas tienen su ubicación en la ciudad de Puebla. Industrias Padgam aparece registrada en las cotizaciones enviadas a la UAZ en el Cto. Juan Pablo II y 31 Ptc, en el Fraccionamiento Las Ánimas.

No obstante, Carlos Rocha, de La Jornada Oriente, aseguró que esta dirección es inexistente pues las avenidas que se mencionan son paralelas, por lo que no tienen puntos de intersección, mientras que el fraccionamiento Las Ánimas es un complejo residencial privado sin acceso a la ciudadanía en general.

Esta empresa en Internet aparece también como proveedora de la BUAP y en este registro se indica una ubicación diferente que está en Boulevard Atlixco 3156 L-P07 en la colonia Las Ánimas de Puebla.

Esta locación es prácticamente la misma que reporta en la documentación entregada a la UAZ la otra compañía que participa en las adjudicaciones sin obtener nunca contrato alguno: Proveedora Carto S.A. de C.V., que asegura operar desde Boulevard Atlixco 3156 L-P06 en la colonia Las Ánimas de Puebla.

Carlos Rocha verificó la existencia de estos dos locales, uno junto al otro, al interior de un centro comercial llamado Galería Las Ánimas. En el local L-P06 hay varios rótulos que aluden al nombre de la empresa Carto y al interior hay exhibidos algunos productos de pastelería. El negocio permanece cerrado y, según personal de seguridad de este centro, la “papelera Carto” presta servicios pero no de manera regular.

En el listado de empresas registradas en el centro comercial este local no está registrado con la razón social Proveedora Carto S.A. de C.V. sino como “Bake it”, que es el mismo propietario del local L-P07 en el que presuntamente opera la compañía Industrias Padgam.

Ambas empresas están incluidas en el listado de proveedores de la BUAP y, en éste, se registra para las dos un mismo teléfono. La Jornada Zacatecas marcó a este contacto y confirmó que tanto Padgam como Carto responden en este número. Además, en el caso de Proveedora Carto, se negó que vendan productos de computación, que es el giro por el que concursaron en algunos de los procesos con la UAZ.

 

 

Continúa leyendo en La Jornada

Arriba