Opiniones

#Lecturas: ¿Y el Gasolinazo?

FRUSTRADO O DIFERIDO. Aunque al momento de escribir este artículo aún no hay declaración oficial respecto a la aplicación o no de otro nuevo incremento al precio de la gasolina, debo apuntar que en un gesto ejemplarmente inédito, no obstante la testarudez del gobierno federal a través del hasta hace un mes “presidenciable” José Antonio Meade, titular de hacienda, la mayoría de las fuerzas políticas y económicas del país por conducto de sus dirigencias nacionales abiertamente se han manifestado contra el segundo y tercer gasolinazos previstos para este febrero, insensible pretensión que por redes sociales oportunamente fue evidenciada por Mario Delgado Carrillo, en lo que califico como una acción plausible del senador colimense dado el golpazo que sin decir ¡Agua va! hará un mes duro y a la cabeza, arguyendo mil patrañas a cual más ya científicamente desmentidas, nos asestó el gobierno federal con el desproporcionado aumento a los precios de los combustibles.

Ante la inusual reacción de la mayoría de la antes omisa y con ello cómplice cúpula del poder político y económico de nuestro país, debo pensar que partiendo del sentido de la realidad al fin ya hicieron lo que desde el principio tuvieron que haber hecho, evaluar los costos no solo políticos y económicos, sino los más importantes, los sociales, es decir la condición del pueblo, de los gobernados, para poder entender que otra alza a los insumos significaría que en el mediano plazo y de diferentes maneras les alcanzaría hasta pegarles la reacción social con algo más que marchas, bloqueos y públicas manifestaciones de repudio, como ya se dieron y continúan dándose, empezando por la cúpula política y la sucesión presidencial –según, ya convenida con la dirigencia nacional del PAN- y la consecuente posterior repartición del botín del poder, que es como ven a la máxima magistratura quienes han llegado a ella desde que somos México, quizá con excepción de cuando mucho tres honestos que hemos tenido como presidentes de hace casi doscientos años, de Guadalupe Victoria para acá.

LOS VERDADEROS ARTÍFICES. Pero que no nos engañen, aparte de sospechosa la citada reacción de empresarios y políticos hay otros elementos que debemos considerar para justificar estas tardías y oportunistas manifestaciones que hemos atestiguado (con la aún indiferencia y el cómodo silencio que ha mantenido el clero, principalmente el católico mexicano), lo que realmente determinó revertir o, mejor dicho, posponer, como creo que se dará, el previsto gasolinazo que sistemáticamente padecemos desde el 2008, además de las fuertes expresiones de rechazo que desde el primer día espontáneamente se dieron en todo el país por parte de la sociedad civil, han sido el incremento internacional en los precios del crudo petrolero y la simultánea recuperación del tipo de cambio del peso frente al precio del dólar que en tan solo doce días ha tenido una recuperación de casi dos pesos, por lo que de reincidir sería además de contradictorio (a lo difundido a través de la radio y la televisión cuando se afirma que si baja el precio del dólar o el petróleo también bajaría el de los combustibles), deshonesto, un perverso y otra vez abusivo acto perpetrado desde el más alto nivel del gobierno contra el pueblo mexicano que, hay que decirlo, ya no aguanta más. Así que si se da marcha atrás, como es de esperarse, que nadie se cuelgue la medallita.

A más tardar mañana viernes oficialmente sabremos qué se acordó, si se autoriza el incremento apostando a la pasividad o cansancio de la gente, lo que desde ahora adelanto sería un despropósito cuya respuesta, si usted me lo permite, sería también de pronóstico reservado en la escalada de acciones que no dudemos se habrán de emprender en contra. Si no se da, los ánimos probablemente bajarán pero no al grado de desaparecer enderezadas por un pueblo que hasta hoy sigue sin ser escuchado, sin encontrar las respuestas ni las soluciones por parte de una clase política que en su mayoría ha actuado con la óptica invertida y en contrasentido a lo que según la Constitución, se establece debiera ser.

RECADITO: Bien por el diputado local independiente Javier Ceballos Galindo quien este martes presentó una iniciativa con especial dedicatoria contra lo que he llamado “complejo de perro”, como es eso de andar poniendo la “marca” por donde se pasa, tal y como lo han hecho varios munícipes, ostensiblemente los de extracción panista, quienes más que atender la problemática, en muchos casos grave de sus municipios, se han dedicado a pintar inmuebles públicos como si fueran de su propiedad y como si ellos fueran a ser eternos ahí, y lo han hecho desviando recursos públicos para ello, pero además con un  pésimo gusto y, en varios casos, contrarios a la iconografía histórica del entorno, arquitectura y vocación de los espacios que, repito, son públicos y el dinero es público, o sea nuestro y no de ellos, que ya se entienda.

Arriba