Mundo

Mexicano deportado se suicida en aniversario de la muerte de su esposa

El día en que Guadalupe Olivas Valencia decidió suicidarse tras ser deportado de Estados Unidos, su esposa cumplía tres años de haber fallecido. Cristina Valencia, madre del joven deportado que saltó de un puente en Tijuana, dijo que la última vez que habló con él fue el pasado domingo, pero él no le advirtió nada, sólo se despidió.

Tras el triunfo de Donald Trump, Guadalupe Olivas Valencia, externo “miedo” a su familia de volver a ser deportado, del estado de Baja California, en donde trabajaba en actividades de jardinería.

Nacido, en el popular ejido 20 de Noviembre, enclavado, casi en los límites del casco urbano de la ciudad de los Mochis, en el municipio de Ahome, su temor a volver ser expulsado del territorio estadunidense, culminó con su suicidio en la frontera de Tijuana, Baja California.

Su cuerpo fue descubierto, bajo de un puente desde donde se lanzó al vacío el pasado 21 de febrero, muy cerca de la puerta, por donde son expulsados  los indocumentados por oficiales del Servicio de Inmigración y Aduanas.

Olivas Valencia de 44 años de edad, abandonó hace tres años su tierra al quedar viudo y con tres hijos, dos de ellos varones, menores de edad y una mujer, los cuales dejó al cuidado de su hermana, Noemí, la cual reside en el ejido 20 de Noviembre.

 

Sigue leyendo en La Silla Rota

Arriba