Opiniones

Octavio Tintos: Hacer frente a la delincuencia en el Estado.

Hace algunos años, Colima era considerado el Estado más seguro del país, a tal grado que las personas y las autoridades presumían que podías dejar la puerta abierta de tu casa por las noches y no pasaba nada.

Entre 2000 y 2009 se perpetraron en la entidad 50 asesinatos al año, en promedio. En 2010 la situación comenzó a cambiar. Según datos de la Secretaría de Seguridad Pública Federal, en ese año se cometieron 93 homicidios dolosos; en 2011, 165; en 2012 se cometieron 287. En 2013 el número descendió a 178; en 2014, a 99, pero en 2015 repuntó a 167. De enero a agosto de 2015 hubo un promedio de nueve homicidios al mes; en septiembre se cometieron 21, en octubre 15, en noviembre 23 y en diciembre 31.

La situación se agravo en virtud de la lucha abierta y declarada que realizaron los cárteles de la droga que se disputan la entidad, sobre todo por el puerto de Manzanillo, ya que dicho puerto no sólo es una de las puertas más importantes para mercancías provenientes de Asia y Sudamérica destinadas a Estados Unidos, sino que también es un punto estratégico en la ruta utilizada por grupos delictivos para el trasiego de drogas y dinero.

Así las cosas, Colima inició este año con 30 asesinatos en enero, 41 en febrero registrando una tasa de 5.8 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes y ocupó el primer lugar en el país, según el Sistema Nacional de Seguridad Pública. Proporcionalmente, Colima superó a estados considerados violentos, entre ellos Guerrero, Michoacán y Tamaulipas.

En los primeros ocho meses del presente año, en el Estado se ha registrado un homicidio doloso cada 14 horas con 50 minutos y 22 segundos, esto es, 1.61 casos por día para un total en lo que va del año de 386 casos y de 393 víctimas, según las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

Siendo importante señalar, que entre las víctimas de los homicidios se han encontrado a jóvenes menores de edad y también mujeres.

Además de los asesinatos, se han descubierto viviendas donde criminales desmembraban a personas, cabezas humanas en lugares públicos, así como mensajes intimidatorios en los cuerpos de las víctimas dirigidos a la población en general, a las autoridades y a carteles de las drogas.

Así, hemos experimentado enfrentamientos entre policías y delincuentes, el hallazgo de cadáveres y el asesinato de personas en pleno día y en espacios públicos.

Desde el H. Congreso del Estado, podemos ir más allá, se tiene que accionar la importante prerrogativa con la que contamos los legisladores, consistente en la facultad legislativa de presentar iniciativas que hagan frente a los problemas de delincuencia actuales en la Entidad mediante la reforma, adición, derogación o expedición de normas jurídicas.

En ese sentido, propondré una iniciativa con la finalidad de establecer en el Código Penal del Estado, nuevos supuestos de agravantes para encuadrar el delito de homicidio y lesiones calificado, lo anterior a partir de los hechos delictivos que han estado suscitándose actualmente en el Estado.

Supuestos que van encaminados a hacer frente a la delincuencia en el Estado, específicamente en lo que respecta a los homicidios, incrementando las penas impuestas a los delincuentes que cometan dicho ilícito y que encuadren en los nuevos supuestos de agravantes.

Se busca frenar e inhibir el delito de homicidio; inhibir las prácticas brutales, denigrantes y de miedo que actualmente utilizan los delincuentes para perpetrar dicho delito; que se lucre con el homicidio de personas; así como proteger a los miembros de nuestras instituciones de seguridad, a nuestros niños y a los periodistas en el Estado.

Es cuanto amigas y amigos colimenses.

 

Arriba