Opiniones

#OsminHamud: ¿Qué viene?

Dos semanas ausente. Se siente mucha incomodidad. Y mucha impotencia por las razones. Pero no seguir, tampoco contribuye a la solución de las cosas.

Se acercan los 100 días de un gobierno federal que sigue dejando una huella de incertidumbre a cada anuncio que da.

100 días en que han quedado muy lejos muchas de las promesas de campaña que escuchamos y que hicieran ganar a esta presidencia.

100 días que también nos alejan de ese discurso inicial en el zócalo donde muchas de las promesas de campaña se convirtieron en compromisos de gobierno.

Cada vez se nota un mayor alejamiento del presidente respecto a lo que decía eran convicciones firmes, compromisos inamovibles.

Cualquiera comprende que en el momento de convertirse en gobierno, claro está, tendría que hacer ajustes. Pero lo que vemos son reversas, tiros de timón, memoria ultra selectiva.

Nadie pelea la búsqueda de la desaparición de la corrupción ni el combate a la pobreza. Pero tozudamente no nos quieren explicar exactamente en qué consiste las estrategias de ambos mega propósitos.

Sin crecimiento económico, nunca vamos a poder abatir el rezago en el ingreso. Desear crecer al 4 % y observar que tal vez sólo alcancemos a pasar de un poco más del 1%, no es el camino.

Sin impartición de justicia, la impunidad alimenta a la corrupción. Anmistiar a todo tipo de delincuentes solamente provoca en el colectivo social, a la idea de sin castigo, pues no importa de lo que haga.

 Más valdría el silencio que el epíteto matutino que más que informar, produce angustia.

Mañana tendremos al presidente en nuestro estado. Habrá que preguntarle.

Arriba