Juan Carlos Yáñez

Paulo Freire en la Universidad de Colima

Juan Carlos Yáñez Velazco

Twitter@soyyanez

Este lunes 10 de febrero inician los festejos por el 35 aniversario de la primera facultad de la Universidad de Colima: Pedagogía. El 13 de febrero está fechado el acuerdo que la estableció, firmado por el rector Jorge Humberto Silva Ochoa.

La celebración, en realidad, comenzó antes, pero durante la semana se concentran actividades que deben servirnos para lo más valioso en estos casos: júbilo y reflexión.

En estos 35 años Pedagogía dejó una huella en Colima y más allá, con sus egresados, que la tributan por su calidad profesional y actitudes, por sus productos académicos, la calidad de su investigación y profesores, o el aporte a la disciplina pedagógica; pero también, es ocasión inmejorable, u obligada, para la reflexión crítica sobre avances y desafíos, para enorgullecerse de sus logros y asumir retos sin esconderse en la autocomplacencia peligrosa y tan arraigada.

El Consejo Técnico de la Facultad aprobó que los festejos tengan por nombre el del más conocido e ilustre educador de América Latina, Paulo Freire, brasileño, nordestino de nacimiento y universal por su influencia.

Honrar a Paulo Freire distingue. El año próximo se festejará en el mundo el centenario de su natalicio, con un programa universal donde destaca el XII Encontro Internacional do Fórum Paulo Freire, en París. Entre nosotros, Paulo Freire es una presencia constante; para algunos, me cuento, aliento y esperanza.

La Universidad de Colima propuso al educador brasileño recibir el doctorado honoris causa en el periodo rectoral de Fernando Moreno Peña, a propuesta de Pedagogía. Su fallecimiento no lo hizo posible, pero antes y después apareció en distintos momentos. En 2007, a diez años de su partida, con la UNAM, la UPN unidad Ajusco y la Universidad Autónoma de la Ciudad de México organizamos un seminario internacional con invitados de distintos países. Luego, un segundo. Ahora, de nuevo, lo tendremos en obra y pensamiento.

Nos tardamos para volver, es verdad, pero siempre será oportuno conmemorarle. Este lunes, en el Auditorio de Humanidades, José Eustáquio Romão, uno de sus colegas, fundador de los Institutos Paulo Freire esparcidos por el mundo dictará una conferencia vía Skype a la comunidad académica. Enseguida, realizaremos un homenaje con la presencia virtual de tres educadores, freireanos de primera línea, quienes nos compartirán sus mensajes: Miguel Escobar Guerrero, desde París; Pep Aparicio y Juan Miguel Batalloso, desde dos puntos de España.

Como parte de la organización, solo puedo sentir profunda emoción por la forma en que recordaremos nuestro origen institucional, y el de buena parte de las esperanzas pedagógicas en Latinoamérica, tan indispensables siempre.

Arriba