Opiniones

#PergaminoBalompédico: Osorio, es hora de que se vaya

El entrenador de la selección mexicana, Juan Carlos Osorio, ha llegado al punto en que es mejor que se vaya, a que se mantenga en el cargo. Es el momento justo, ya que en menos dos meses arranca la eliminatoria, el hexagonal final de la Concacaf rumbo al Mundial de Rusia 2018.

Se iniciará este hexagonal nada menos que visitando a Estados Unidos, un cuadro en renovación siempre impredecible, y se disputará otro duelo más de visita antes del cierre del año, ante los siempre complicados panameños. Previo a eso, hay un amistoso en octubre ante los neozelandeses, en uno de esos duelos donde vale más la entrada de dinero para la Femexfut que el partido en sí.

Pues ante tal panorama, ha llegado el momento justo para que Osorio se vaya. Estaría cumpliendo prácticamente once meses como seleccionador nacional, pero en este lapso ha demostrado que su estilo no va. Sus primeros diez partidos valían más por el resultado, pero no por su futbol. Las variantes, a veces inexplicables, su libretita y sus plumas de dos colores eran un ingrediente para el morbo, que terminó explotando con la goleada de siete goles que recibió ante la selección chilena, duelo del que incluso ya dijo que la selección mexicana no jugó entregada. A partir de ahí, la loza ha sido demasiado pesada. Los recuerdos y las frustraciones retumban, y eso que se le exentó del compromiso olímpico de la selección de futbol.

En los últimos dos duelos de la fase previa de la eliminatoria mundialista, ante El Salvador y ante Honduras especialmente, la afición ya demostró su descontento. Y es que Juan Carlos Osorio, con todas sus manías, es un técnico que da demasiadas vueltas para llegar al punto a dónde quiere llegar. En varias entrevistas se le ha visto sufrir para tratar de demostrar que es virtuoso táctico, imagen que terminó desmoronándose con la goleada propinada por los chilenos.

Hay rumores de que la Femexfut está buscando entablar negociaciones con Marcelo Bielsa, un técnico que es referente para Osorio, aunque no será nada sencillo convencer al argentino. Bielsa ve el futbol de una manera distinta a cualquiera, y por sus ideas ha sido calificado como un “loco”. La esperanza es que alguna vez también llegó un obseso a la selección mexicana, como César Luis Menotti, y le dio estilo a un equipo que también navegaba sin ningún orden en la cancha, además de un cambio de mentalidad que perduró varios años.

Lo único cierto es que Bielsa es la versión original de las manías de Osorio, con prosapia que le da, al menos, la ventaja de que llegará con un reconocimiento a sus virtudes, algo que de entrada nunca tuvo el colombiano.

Entrenadores mexicanos también debería haber en las barajas que están sobre la mesa. Hay uno que ya ha descartado tomar la selección de manera definitiva, como Ricardo “Tuca” Ferreti. Sin embargo, las opciones son limitadas, y todo se reduce a que la mejor opción es tratar de convencer a Bielsa para volver a empezar todo de nuevo.

Arriba