Opiniones

«Por algo será…sígalas disfrutando» ¿Lo recuerda?

Por: Edgar Torres Velázquez 

Se apagó. De buenas a primeras no amaneció ranchero, las voces compañeras por décadas enmudecieron así como así, sin ninguna explicación. Se fueron en el aire más de 70 años sin mover el dial, décadas de fidelidad, de tradición, dando paso únicamente al recuerdo.

No hablo de una empresa, sino de la radio de la gente, la que por tradición escuchaba desde temprano la música ranchera y se seguía con las noticias para pasar a los consejos y después alegrar a los niños, para que cayendo el sol los abuelos escucharan cantar a Chente y su potrillo, “por algo será, sígalas disfrutando”, decía el profe Castillo en el acostumbrado promo y, por último, ya para dormir: buenas noches Colima.

Qué decir de Kaliman, La Tremenda Corte, El Rayo de Plata, la maestra Licho, el profe Santos, las puntadas de El número 7, el caballito de El Bolis, las mentadas del profe Ramón…todo eso es ahora Recuerdo.

Lo que nos queda es una propuesta reciente, que reúne parte de lo que por años fue la radio de los colimenses, música del recuerdo, me refiero a Zer Radio 102.1FM, ¿ya le escuchó?. Una radio social que cumple perfectamente con su objetivo: una radio para la gente.

El tema noticioso está encabezado por el profesor Ramón Santana, una voz conocida por los colimenses, un locutor de años al que no tienen que enseñarle nada sobre la política de Colima porque es de aquí, porque los conoce a todos y porque enseñó a muchos de los que hoy reportean y conducen para radio. Son bienvenidos los colegas de fuera, pero el profe es el profe.

En el tema musical no tiene contrincante, pues mientras las estaciones comerciales “evolucionan” a formatos parecidos a los de Radio Disney (éxitos), Zer ofrece su Amanecer Ranchero y espacios especiales de la música del recuerdo, así como estaban acostumbrados los colimenses que escuchaban radio todo el tiempo.

Zer 102.1FM viene a ser esa especie de justicia divina para el radioescucha que oía radio por gusto, la radio de los abuelos, de la música que oían mis papás, la que pasaba cuentos y en diciembre el portal de Belén.

Aunque dudo mucho que llene el vacío de más de 70 años que quedó en el dial, es una especie de aspirina para quienes extrañan los viejos tiempos. Bueno sería que La Almoloya luciera a reventar el próximo 12 de octubre, con mariachis desde las 5 de la mañana y colimenses cantando como sus ídolos de la canción, desayunando tamales con atole…solo queda el Recuerdo (102.1FM)

Arriba