Mundo

Qué fue de Elián González, el niño cubano cuyo drama alteró hace 20 años el curso de la historia

Un día como hoy pero de 1999, la tragedia de un niño cubano de apenas 6 años marcó el curso de la historia. El pequeño Elián González sobrevivió al naufragio de un pequeño bote en el que viajaba junto con su madre, que falleció.

La embarcación había salido de Cuba y buscaba alcanzar las costas de Florida, en Estados Unidos, donde los pasajeros podrían acogerse a la Ley de Ajuste Cubano, que permite a los emigrantes de la isla obtener la residencia permanente en Estados Unidos.

Elián fue rescatado por dos pescadores y entregado en Miami a unos tíos que se hicieron cargo de su custodia, pero desde Cuba el padre del niño reclamó su regreso, iniciándose una disputa legal, política y social en la que el propio Fidel Castro se involucró personalmente y donde la comunidad cubana del sureste de Estados Unidos se implicó de manera insólita.

Durante siete meses en Cuba se produjeron manifestaciones exigiendo la devolución del niño, mientras en Florida se hacía lo mismo pidiendo lo contrario. Finalmente, el 28 de junio del año 2000, cuatro meses antes de las elecciones Elián retornó a Cuba tras un polémico operativo en el que los agentes del Servicio de Inmigración estadounidense sacaron al niño a la fuerza de la casa de sus familiares.

Elián González en un homenaje en 2016 a Fidel Castro. (STR/AFP via Getty Images)
Elián González en un homenaje en 2016 a Fidel Castro. (STR/AFP via Getty Images)

La imagen de terror del pequeño se convirtió en uno de los símbolos más icónicos de esta guerra de ideas en la que el castrismo logró una victoria que escoció a los exiliados anticastristas, asentados fundamentalmente en Florida, y generó un caldo de cultivo que terminaría por florecer electoralmente.

20 años después Elián lleva una vida algo más alejada de los focos, pero su caso sigue siendo muy recordado. Ahora es un joven de 26 años que trabaja como ingeniero industrial y que sigue viviendo en su ciudad natal, Cárdenas, situada a unos 150 kilómetros de La Habana. Ha sido padre de una niña llamada Eliz, en homenaje a su madre Elizabeth.

Aunque ya mucha gente no le reconoce físicamente, sí que sigue siendo un símbolo para muchos y suele estar presente en la mayoría de homenajes que se hacen en Cuba a la revolución, mostrándose siempre cercano al régimen castrista, lo que ha hecho que los disidentes le acusen de haber sido adoctrinado. Sin embargo, él mismo afirma que de haberse quedado en Miami “habría sido la imagen insignia de ese grupo de cubanos que trata de destruir la revolución”.

Raúl Castro y Elián González charlan en una imagen de 2010. (ADALBERTO ROQUE/AFP via Getty Images)
Raúl Castro y Elián González charlan en una imagen de 2010. (ADALBERTO ROQUE/AFP via Getty Images)

La influencia del caso Elián en las elecciones del 2000

La influencia del caso Elián fue enorme en Estados Unidos y tuvo una gran importancia de cara a las elecciones presidenciales celebradas en el año 2000. La gestión por parte de la administración demócrata (entonces gobernaba Bill Clinton) recibió muchas críticas por parte de los exiliados cubanos que defendían la permanencia del niño en el país. Su vicepresidente era entonces Al Gore, futuro candidato a sucederle. En este desencanto tuvo un papel importante Armando Gutiérrez, un empresario nacido en Cuba y trasladado a Estados Unidos que actuó como portavoz de los tíos de Elián, y que, tal y como ha mostrado el documental de HBO recién estrenado, ‘537 votos’, tenía una influencia tremenda bajo la sombra entre el gremio judicial hispano, donde era capaz de mover hilos a su antojo como si fueran piezas de ajedrez y a la vez podía agitar a las bases a golpe de altavoz.

El niño retornó a Cuba después de que la fiscal general de Estados Unidos, Janet Reno (que había sido nombrada por Clinton) ordenase efectuar la Operación Reunión. Apenas cuatro meses después se celebraron las elecciones presidenciales más apretadas que se recuerdan, con Bush y Al Gore pendientes de un único estado para llevarse el triunfo final: Florida. El territorio, que parecía bajo control demócrata un año antes de los comicios, se ajustó tras la polémica con Elián, hasta el punto de que apenas un puñado de votos separaban a ambos contendientes.

Arriba