México

Senador busca incrementar IEPS en refrescos y prohibir venta de comida ‘chatarra’ en escuelas

Este año es, sin duda, uno de los más complicados para la industria de alimentos y bebidas en México; en primer lugar por el nuevo etiquetado –que ya se puede observar en algunos productos—, en segundo por la ley que aprobaron Oaxaca y Tabasco para prohibir la venta de productos ‘chatarra’ a menores y, ahora, por la propuesta en el Senado de incrementar el IEPS a estos productos.

Apenas este martes el senador Salomón Jara Cruz, de la bancada de Morena, presentó una reforma para incrementar el Impuesto Especial a la Producción y Servicios (IEPS) en los refrescos de 1.25 a 5 pesos por litro e incrementarlo a 25% para los alimentos no básicos que contenga una alta densidad calórica.

Además, prevé establecer un impuesto específico, en vez de un impuesto ad valorem que está calculado como un porcentaje del precio o de la oferta en el mercado. En el caso de las bebidas azucaradas, se estima que el mecanismo más es contar con un impuesto calculado con base en la composición por gramos o mililitros del producto.

“Con la intención de abrir un debate hacia el futuro, propongo modificar la fórmula para los alimentos no básicos a efecto de disminuir la densidad calórica exenta de IEPS, pasando de 275 kilocalorías a 200 calorías o más por cada 100 gramos.

Con los impuestos recaudados buscan: aumentar la accesibilidad y disponibilidad de agua potable; fortalecer las políticas para promover un cambio hacia el consumo de bebidas y comida saludables; mejorar la atención a la salud; y promover cambios en la agricultura e industria hacia comidas y bebidas saludables.

Sin embargo, recientemente Héctor Villalobos, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) señaló que es necesario rescatar el espíritu del IEPS siempre y cuando se sepa hacia donde se destinan estos recursos.

“En 2014, cuando el gobierno incrementó este impuesto a los refrescos en las exposiciones de motivos explicaba que el dinero iba a utilizarse para fondear un programa de instalaciones de bebedores, y solo un 4% lo utilizaron para el proyecto y después desapareció”, apuntó en un conferencia de prensa.

Por su parte, la Industria Mexicana de Bebidas (Anprac) señaló que los impuestos únicamente afectan a las personas de menos recursos, pues en los últimos seis años, el 54% de las personas que lo pagan, son las personas más pobres del país.

La Industria señaló que en 2014, cuando se les gravo con este impuestos, los mexicanos reaccionaron al cambio de precios al corto plazo. Sin embargo, retomaron su hábito de consumo con el paso del tiempo por lo que han comprobado que no disminuye el consumo.

Fuente: Forbes México

Arriba