Opiniones

#SinTapujos 4 MIL 517 MILLONES DE PESOS

“Aquí en tribuna y para que conste mi posicionamiento en el

Diario de los Debates, dejo constancia de que el gobierno de Mario Anguiano

ya ha pasado la historia de Colima como el gobernador

que más ha endeudado al erario público”

Posicionamiento Sesión Ordinaria 13 (15 de diciembre de 2011)

 

La exorbitante cifra que titula esta colaboración corresponde al adeudo que tiene actualmente el Gobierno del Estado, según lo expreso el Secretario de Planeación y Finanzas en su comparecencia ante el Poder Legislativo.

Esta información solo viene a confirmar lo que ya sabíamos desde hace muchos años: La administración Anguianista fue un total bodrio.

No deja de llamar la atención que el actual Secretario de Educación informó que existe un déficit en su dependencia de más de 1 mil 396 millones 819 mil pesos, es decir, si la administración anguianista generó por sí sola un adeudo de 3 mil 396 millones de pesos (sin incluir el legado silverista de 1 mil 279 millones de pesos) encontramos que más del 44.3 por ciento de la deuda anguianista la generó esta secretaría por sí misma.

Esta situación al igual que el endeudamiento en general fue denunciado por el suscrito en más de una ocasión según se puede corroborar en los posicionamientos que vertí en tribuna y en las entrevistas que me fueron realizadas y hoy al paso de los años, el tiempo nuevamente nos da la razón.

Mucho hemos insistido en la importancia de conocer los nombres de quienes coadyuvaron en el desvío de recursos estatales y federales y ello obedece a dos firmes propósitos:

1.- Lograr el resarcimiento del daño provocado a Colima. De nada o muy poco sirve el conocer la situación económica de Colima, pues esta ya era un secreto a voces, sin embargo los adeudos deberán ser pagados y lo tendrá que hacer la actual administración por ello urge se lleve a los responsables ante la justicia para que sean obligados a resarcir las arcas estatales, en pocas palabras: Que regresen lo que se llevaron.

2.- Evitar que estos malos funcionarios se perpetúen en el poder y bajo la sombra y el cobijo de este, continúen realizando actos de corrupción en detrimento de nuestro estado: Quien es malo es malo y punto.

La actual administración ha tenido que pagar muchos de los platos rotos de la administración anguianista y ello se ve reflejado en los múltiples recortes anunciados y una severa política de austeridad que aunque necesaria ha sido criticada por algunos sectores sociales.

La corrupción del exgobernador no podría haber subsistido sin la ayuda de sus fieles incondicionales entre los cuales podemos contar a muchos de los integrantes de las LVI y LVII Legislatura del Congreso del Estado (de todos los colores), quienes no se contentaron con aprobar los endeudamientos solicitados por el exmandatario sino que también evadieron totalmente su responsabilidad de realizar una adecuada fiscalización de las cuentas públicas.

Los resultados de las auditorias excepcionales practicadas por el OSAFIG (que insisto no develaron sino solo un poco de lo mucho que sucedió) y del comentadísimo “libro blanco”, no hacen sino dejar en ridículo a quienes desde el Congreso del Estado, levantando su mano, aprobaron los manejos financieros de Mario Anguiano Moreno.

Las LVI y LVII Legislaturas pasaron a la historia porque casi todos sus miembros fueron comparsas del desastre financiero (del que algunos intentan en vano desmarcarse) ahora corresponde a la LVIII Legislatura escribir su propia historia, la cual solo tiene dos finales:

1.- Permitir la impunidad de quienes descaradamente saquearon Colima y hoy se pasean libremente. 2.- Hacer justicia, fincando responsabilidades a los corruptos, logrando la reparación del daño a las arcas estatales.

Las respuestas serán develadas por el tiempo y debemos empezar a buscarlas en las comisiones legislativas competentes.

ÚNICO SIN TAPUJO: Mi más sincero reconocimiento y felicitación al Magistrado Bernardo Alfredo Salazar Santana por haber sido elegido como Presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado.

Desde el legislativo esperamos una relación de cordialidad respeto y colaboración mutua pues hoy más que nunca los tres poderes del estado debemos trabajar unidos en aras de lograr lo mejor para nuestro estado. ¡Enhorabuena!

Arriba