Opiniones

#Temple: Colima generoso

Desde luego que Colima tiene problemas. La inseguridad y el desempleo son fenómenos que no se han podido solucionar, entre muchos otros que merecen especial mención. Sin embargo, hay que decir que también tiene sus grandes virtudes. No pocos visitantes, amén de conocer que se está en una importante zona sísmica, exageran su calificación al decir que es un paraíso.

Y es que mire Usted, no les faltan razones para decirlo. Razones que en el diario acontecer, sus huéspedes naturales hemos olvidado.

Gozamos de una carretera que además de cruzar todo el estado y conectarnos con la capital jalisciense, une ocho  cabeceras municipales, y las otras dos, se localizan a no más de 56 kilómetros de la ciudad capital. En auto, la comunidad más alejada se localiza a no más de dos horas.

Su Sistema Educativo Estatal logra que todos los alumnos tengan un espacio en cualquier tipo de educación, y muy cercano a su lugar de residencia, con una calidad por encima de la media nacional.

La infraestructura de salud es también fácilmente localizable en la geografía estatal.

La posibilidad de que en un día se disfruten los paisajes de playa, urbano y montaña, no la tienen muchos lugares.

Se posee con un importante puerto, yacimientos minerales, tierras generosas, y hasta ahora, una población inferior en número a otras entidades. Entonces a nuestros visitantes, no les faltan razones para hablar de un paraíso.

Hay temas que les decepcionan. Los conflictos políticos y partidistas en primer lugar que se perciben cargados de una fuerte dosis de corrupción y mentira.

La especulación, que no intereses legítimos, de quienes proveen algún servicio.

Una educación que a pesar de los marcos teóricos, se basa en principios ajenos al tercero constitucional y que no atina a sistematizarse.

Un Congreso del Estado poco funcional y presupuestos que no logran modificar adecuadamente el estado de letargo que vive la entidad.

Un gran aporte sería que las actuales estructuras gubernamentales hicieran valer su existencia, hasta ahora mayormente, gravitacionales.

Arriba