Opiniones

#Temple: Profesionistas en Colima

Seguramente muchos profesionistas se sienten en vilo, luego de muchos años y recursos invertidos a su formación.

Colima, no es un estado que ofrezca grandes posibilidades de desarrollo profesional, si de incorporarse al mercado laboral se trata.

Muchos de nuestros egresados, incluso graduados con honores, sufren por encontrar su primer empleo, y cuando lo logran, sus ingresos son inferiores al esfuerzo hecho y expectativas de vida.

También es frecuente localizar en la entidad  abogados y contadores desempleados, así como  taxistas y taqueros con licenciatura. Eso demuestra que de alguna manera existe una crisis en la educación superior.

Sin embargo, a pesar de los malos ejemplos, hay cosas muy valiosas. Un título universitario o de técnico profesionista es una de las mejores inversiones que un joven puede hacer. Las estadísticas muestran que es más fácil encontrar empleo y de tener un mejor salario.

Es cierto, en Colima hay saturación de algunos profesionistas, pero no hay evidencia contundente que sea el motivo principal del desempleo. Sí hay suficiente evidencia para diagnosticar que las instituciones de educación superior deben ser capaces de reorientar sus planes de estudio a las necesidades de la región y del país, de privilegiar las habilidades del alumno en el mercado laboral y de profesionalizar y actualizar su planta docente.

En definitiva, las áreas técnicas ofrecen en este momento, mejores oportunidades de desarrollo personal, profesional y regional. Los ingresos económicos de ello, superan desde un 15 hasta el 50% de cualquier otro profesionista con estándares evaluados en el mundo.

La educación profesional en Colima no debe minimizar esas premisas. La fuerza laboral que absorba el estado debe responder a criterios de habilidades y  competitividad; y sus directivos deben ser tan visionarios como inteligentes, en la pertinencia de la oferta educativa.

Arriba