Mundo

Viñedo Trump quiere contratar a migrantes porque estadounidenses no quieren esos trabajos

Un viñedo, propiedad del hijo del presidente de Estados Unidos Donald Trump, presentó una solicitud para contratar trabajadores extranjeros, esto después de que no pudo encontrar empleados estadunidenses que quieran dedicarse a la cosecha de uvas.

La empresa Trump Vineyard Estates, conocido como el Viñedo Trump, en Virginia, presentó su solicitud para traer 29 trabajadores por esta temporada a través del programa de visas H-2A, reportó el periódico The Daily Progress.

El viñedo del área de Charlottesville pertenece a Eric Trump, hijo del presidente de EU, mismo que ha pedido que las empresas dejen de contratar extranjeros para darles trabajo a los estadounidenses.

El programa H-2A permite que empleadores agrícolas que prevean escasez de trabajadores nacionales traigan trabajadores extranjeros a Estados Unidos para trabajar en el campo o realizar otros servicios temporales. Para solicitar el permiso, los empleadores dicen que no han podido hallar trabajadores estadounidenses que puedan ocupar las vacantes. Por ello, al menos otros tres viñedos locales también presentaron solicitudes para contratar mano de obra extranjera.

Para la abogada Libby Whitley, quien se dedica a trabajar con empresas como la Trump Winery, la tarea de encontrar a gente para estos empleos es difícil.

En un principio, Trump Vineyard Estates había presentado una solicitud para seis trabajadores extranjeros en diciembre. Dos meses después, la empresa presentó otra solicitud para 23 trabajadores más. Ambas solicitudes de Trump Vineyard Estates dicen que algunas de las tareas principales son plantar vides y cultivar uvas, instalar tubos para ayudar a crecer racimos y podar la vid.

A los extranjeros que entren al programa H-2A y sus pares estadunidenses en puestos correspondientes se les debe pagar de acuerdo con cierto tabulador: 10.72 dólares por hora este año para trabajadores de viñedos en Virginia.

La abogada dijo que había previsto que dicha empresa estaría atestada de gente pidiendo trabajo, debido a toda la cobertura que el Viñedo Trump ha tenido en los medios por usar el programa H-2A.

“Adivina cuántas solicitudes tenemos… 13”, aseguró, “y todas fueron de lugares como Filipinas, Indonesia, Kenia, Nigeria. Ni un trabajador estadounidense pidió trabajo (tras nuestra primera solicitud)”.

A pesar de que ningún estadounidense quiso entrar a trabajar a esta empresa, sí enviaron correos electrónicos para decir que estaban indignados de que el Viñedo Trump estuviera contratando extranjeros, compartió Whitley.

“Yo revisé cada una de esas respuestas y dije, ‘¿Estás interesado en el trabajo? De ser así, por favor ponte en contacto con nosotros de inmediato”’, comentó.

Lee la nota completa en La Jornada

Arriba