Mundo

Boko Haram libera a 21 de las niñas secuestradas en Chibok

El portavoz del gobierno nigeriano, Mallam Garba Shehu ha confirmado en su cuenta personal de Twitter la liberación de más de veinte mujeres por parte del grupo terrorista Boko Haram. Pero no se trata de unas víctimas más sin nombre ni apellidos, sino de 21 niñas que fueron secuestradas hace 913 días en la aldea de Chibok, al norte de Nigeria. Las mediáticas ‘Chibok Girls’ que abanderan la lucha contra uno de los grupos terroristas más sanguinarios de África.

«Es el resultado de una serie de negociaciones entre el gobierno y Boko Haram«, ha confirmado Shehu. Según han declarado fuentes oficiales, las niñas se encuentran ahora con las fuerzas de seguridad nigerianas en la ciudad de Maiduguri, capital del estado de Borno, y han sido recogidas por un helicóptero del Ejército en la zona de Banki, donde milicianos de Boko Haram las había dejado horas antes. El medio nigeriano Sahara Reporters ha indicado que las jóvenes serán trasladadas a un centro médico para someterlas a una revisión antes de hacer su primera aparición pública. La asociación de padres ha dicho que los nombres de las jóvenes liberadas se conocerán a lo largo del día.

En mayo de este mismo año se encontró por azar a la primera ‘Chibok Girl’ en el bosque de Sambisa , cerca de la frontera con Camerún. Amina Ali Nkek había salido a buscar leña cuando fue encontrada por un grupo de vigilantes que patrullaban la zona y fue confundida con una terrorista suicida. Desde mediados de 2015 el número de ataques con niñas y adolescentes se intensificó a lo largo del territorio, lo que hacía sospechosa a cualquier mujer y hacía temer sobre la fortuna de las mediáticas niñas secuestradas. Uno de los hombres la reconoció y la entregó a las autoridades para que comprobasen su identidad. Sus padres no podían creerlo. Amina, secuestrada con 17 años, ya no era Amina, pero había vuelto.

Durante su secuestro fue obligada a casarse con un combatiente de Boko Haram y forzada a convertirse y creer en una reinterpretación maliciosa del Islam. De esa unión salió un bebé, con el que fue encontrada en Sambisa. Ante la expectación mundial, Amina se reunió con el presidente Muhammadu Buhari para contarle toda la información que pudiera ser de utilidad al gobierno. Después pasó unos meses alejada de los focos escondida en Abuja en compañía de su hija de cuatro meses en lo que el gobierno llamó «proceso de recuperación».

Arriba