Mundo

Las consecuencias de los abrazos pueden ser brutales: OMS

En medio de la segunda ola de covid-19, en un crudo mensaje el organismo advirtió en su última conferencia de prensa los riesgos de las muestras de cariño durante las fiestas decembrinas, ya que la consecuencia podría ser “brotes brutales” de la pandemia.


El llamado de la OMS se suma a las advertencias de numerosos expertos internacionales que señalan las reuniones sociales durante las fiestas de fin de año como focos de alto riesgo.


Asimismo, los directivos del organismo insisten en que no creamos que con la llegada de las vacunas se terminará con el virus.


Lo cierto es que es una incógnita a qué porción de la población llegarán las vacunas cuando estén aprobadas. En el caso de Pfizer, se hablaba de 32 millones de dosis para México, con una población que excede los 127 millones de habitantes.


La pandemia, que agudizó la crisis económica mundial y reveló el costo del avance de la mercantilización de la salud en todo el mundo, así como del regateo en el presupuesto para salud, puso sobre la mesa las consecuencias de la irracionalidad capitalista.


El avance de la frontera agrícola en todo el mundo junto con la producción industrial de ganado para consumo humano ha propiciado el salto de virus de animales a las personas.


Desde hace décadas se cuestionaba las duras consecuencias para los pequeños productores del campo del avance de la industrialización en la producción agrícola-ganadera. Familias desplazadas, la conversión en asalariados de pequeños agricultores, la precarización de las y los jornaleros agrícolas y su exposición a los agrotóxicos, comunidades y pueblos indígenas desplazados fueron algunos de los frutos del neoliberalismo.

La irrupción de la pandemia en nuestras vidas llegó a todos los rincones del planeta. Pero es a la clase trabajadora y los sectores populares a quienes más ha golpeado, por la exposición al virus de quienes combaten la pandemia en la primera fila, cuando los gobiernos no han garantizado el equipo de protección personal.


Pero la negativa persistente a la aplicación de pruebas masivas y el seguimiento de contactos de las personas que dieron positivo a la enfermedad exacerbaron la dispersión del SARS-CoV-2. Aún más, se apresuró la reapertura de la economía, mientras los empresarios aprovechan esta dura situación para dejar a millones de familias trabajadoras en todo el mundo, y para recortar salarios.


Una vez más, los capitalistas nos imponen una vida de incertidumbre, donde hasta los abrazos, el contacto humano, se vuelven peligrosos. Ante esto, es más vigente que nunca la lucha contra el capitalismo irracional que nos llevó a esta situación, y bregar por la construcción de un mundo nuevo, donde no haya más explotación y opresión y los seres humanos establezcamos una relación racional con la naturaleza.

The Latest

Arriba