Recetas

Penne all’arrabbiata

Penne all’arrabbiata (o penne arrabiata, como a veces erróneamente se escribe). Pasta, tomate, el puntito picante del peperoncino y una buena copa de vino tinto: ¿Qué más se puede pedir?


Otra receta para días de mucho trabajo o gandulitis aguda, pero ganas de comer y quedar más que satisfecho con uno mismo. Además es ideal para fin de mes, porque es de lo más económica.

La pasta all’arrabbiata es muy típica de la cocina romana y el nombre le viene del hecho que, como el peperoncino pica, cuando uno se la come, le suben los colores a la cara tal y como si estuviera enfadado. Aquellos que realmente disfrutan de la comida picante que, como mínimo, doblen la ración de peperoncino que he señalado en la receta, si quieren que el plato les haga algo más que cosquillas en la lengua.

Ingredientes

  • 3 dientes de ajo
  • Albahaca fresca (6 o 7 hojas grandes)
  • 6 peperoncinos enteros (5 g.) (Pimiento picante)
  • Aceite de oliva extra virgen (5 cucharadas)
  • 2 latas de tomate entero pelado (escurrido pesa 960 g., sin el agua) o 1 litro de tomates molidos del fuerte
  • 1 cucharadita de varias hierbas aromáticas (tomillo, orégano y perejil)
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • 1 paquete de 500 g de penne rigate
  • 3 cucharadas grandes de queso Pecorino Romano o Parmesano recién rallado

Preparación de la salsa

  1. Abrimos la lata de tomates enteros pelados y retiramos el exceso de líquido (el agua del tomate) ya que en este caso sólo vamos a utilizar la pulpa. Si usamos el litro de tomates molidos, sólo agregamos a la preparación
  2. Se puede guardar en un bote para otra futura receta con agua de tomate. O bien poner este agua en un cazo y dejad reducir durante 15 minutos y tendréis pasta de tomate concentrada.
  3. Introducimos en una cazuela el aceite de oliva virgen extra y mientras se calienta, pelamos los ajos y fileteamos finamente.
  4. Añadimos a la cazuela los ajos fileteados y peperonchino (pimientos picantes), doramos los ingredientes y cuando comiencen a tener color introducimos los tomates y los partimos a la mitad con ayuda de una cuchara de madera.
  5. Dejamos pochando hasta que reduzcan a menos de la mitad de su tamaño, unos 40 minutos a fuego lento.
  6. Si decides usar los tomates triturados, no es necesario tanto tiempo, sólo remover a fuego lento por 10 min continuamente para que no se pegue a la cazuela (pero el sabor no será el mismo).
  7. Añadimos una cucharadita de azúcar para reducir acidez, una pizca de sal y pimienta negra recién molida.
  8. Introducimos la albahaca picada y las especias. Removemos todo bien juntando sabores.
  9. Probamos y rectificamos con sal, aunque lo más seguro es que no haga falta.
  10. Removemos unos minutos y apartamos del fuego. Reservamos para juntar con la pasta.

Preparación de la pasta

  1. El primer paso es tener la salsa ya preparada antes de que la pasta toque el agua. La salsa siempre debe esperar a la pasta y no al revés.
  2. Calentamos en una cazuela un litro de agua por cada 100 g de pasta, la medida recomendada por persona excepto si tenemos apasionados/as por los casarecce en casa.
  3. Estas proporciones, que normalmente vienen indicadas en los envases, ayudan a que la pasta no se pegue entre ella.
  4. Y siempre intenta utilizar una cazuela grande, la mayor de tu cocina. Si cocinas muchas veces pasta será muy útil comprar una cazuela para esas ocasiones, una buena inversión.
  5. Cuando empiece a hervir a borbotones echamos 1 puñado generoso de sal, unas 2 cucharadas rasas por cada 500 gramos de pasta.
  6. Seguidamente añadimos la pasta, siempre toda junta. Removemos con una cuchara de madera para que no se peguen y queden sueltos.
  7. En el reverso del paquete de pasta viene el tiempo de cocción, debemos guiarnos por estas instrucciones porque para cada tipo es distinto.
  8. Así conseguiremos lo que se llama pasta “al dente” o en su punto justo, es decir, que no se pase, aunque un gran consejo es probarla casi al final por si acaso en el envase nos engañan.
  9. Una vez transcurrido el tiempo escurrimos la pasta inmediatamente y la juntamos con la salsa arrabbiata.

Presentación final de la pasta arrabbiata

Penne all'arrabbiata ~ Primeros Recetas  ~ La ragazza col mattarello
  1. Añadimos la pasta recién hecha a la salsa arrabbiata y mezclamos todo con una cuchara para que se junten bien los sabores.
  2. Decoramos cada plato con un poco de perejil picado y alguna hoja de albahaca fresca.
  3. Rallamos unas escama de queso parmesano o Pecorino y espolvoreamos por encima de la pasta. Los servimos calentitos.

Desde luego es una receta sencilla y rápida de hacer, realmente rabiosa.

The Latest

Arriba