Barra de Opinión

#Temple: El conflicto magisterial

 

En el conflicto magisterial, lo peor que se puede hacer es mentir.

De ninguna manera es tolerable que la parte patronal mienta, o que en su caso, los maestros, responsables de formar en verdad y valores a las nuevas generaciones, intenten engañar a la sociedad. No digo que así sea…pero lamentable sería que lo fuese.

El SNTE por viejos acuerdos, cobra a cada gobierno estatal las cuotas sindicales de sus agremiados a través de mecanismos claros, y son depositados en una cuenta central para luego regarse a cada una de las secciones, sin que exista requisito para transparentar el gasto o rendir cuentas; así está establecido. En el caso de Colima, cerca de un millón y medio de pesos es depositado mes a mes a las cuentas del SNTE sección 6, en tanto que de la sección 39 se depositan mensualmente cerca de cuatrocientos mil pesos. Uno de los temas es que durante los años 2014 y 2015, esas cuotas no fueron depositadas. Lo que se traduce en inoperatividad de las secciones sindicales.

El resto: fusión de grupos, falta de pagos a docentes, cancelación de turnos y trato digno, responden a los necesarios cambios que el estado actual de la educación obliga y que la reducción del alumnado en todo el país mandata. Estas razones, si bien son ciertas y deben resolverse, sirven para aderezar las verdaderas motivaciones de la movilización del SNTE.

El Gobernador tardó pero finalmente hay una mesa de diálogo. La gobernabilidad del Estado no debe obedecer a caprichos de unos u otros, mucho menos a mentiras. Esperemos que la verdad, la razón y la calidad educativa dirijan las conversaciones que apenas inician. Colima lo requiere y nuestras nuevas generaciones lo exigen.

 

The Latest

Arriba